El sector industrial en Europa: estado y transformación digital

Industria 4.0 | sector industrial
Para la industria, ser digital es algo más que una etiqueta sin sustancia o que una moda, es una necesidad para su supervivencia. Si no fuera así las industrias no invertirían gran parte de sus esfuerzos en aplicar acciones destinadas a su transformación digital. En este artículo os hablamos del grado de adaptación de este sector a las tecnologías disponibles, así como de interesantes medidas que se están tomando para este fin.

La industrialización es una de las señales más clara del avance de toda una sociedad. Un hecho que no ha variado desde la Revolución Industrial hasta nuestros días. Sin embargo, desde entonces ha llovido bastante y el concepto de innovación en la industria ha cambiado en gran medida.

Hoy en día no hay mayor signo de innovación en una fábrica que contar con la categoría de Smart Factory o Fábrica Inteligente. Un recinto que aprovecha todo el potencial que ofrecen las tecnologías más disruptivas para conseguir los mejores resultados en su producción, tanto en eficiencia como en calidad.

Teniendo esto como referencia se nos hace clave tener una visión de en qué punto se encuentran las industrias europeas y, en concreto, las españolas respecto a su transformación digital, así como conocer cuáles son las medidas más destacadas que están tomando las autoridades para fomentar el desarrollo tecnológico industrial.

¿Nos acompañáis en este viaje hacia la actualidad de la industria europea y cómo se integran las soluciones más innovadoras en ellas?

¿Cuál es la situación de la industria en Europa?

El sector industrial y de la construcción supone para la Unión Europea un 28% de su Producto Interior Bruto (PIB). Además, la industria es la responsable del 80% de las exportaciones europeas, lo que supone un mercado de unos 365 billones de euros. Desde el punto de vista ocupacional, el sector industrial en Europa emplea alrededor del 25% de los trabajadores de la Unión.

Excluyendo a la construcción y centrándonos exclusivamente en la manufactura, las autoridades europeas están realizando esfuerzos para el crecimiento del sector.

Para comenzar, en 2010 la Comisión Europea puso en marcha la Estrategia Europa 2020, continuando el 2017 con la Estrategia renovada de política industrial de la UE. Con ellas se perseguía que para este 2020 la industria alcanzase el 20% del PIB comunitario. Sin embargo, no son muchos los países que han cumplido con este objetivo una vez llegados a la fecha clave, siendo algunos de ellos Alemania, Polonia, la República Checa o Eslovaquia.

En vista de la dificultad para alcanzar esta meta, la Mesa Redonda de Alto Nivel Industria 2030 concluyó una serie de recomendaciones al respecto:

  • Mejorar el posicionamiento de las cadenas de valor, convirtiéndolas en redes
  • Flexibilizar las regulaciones que afecten al sector
  • Incrementar la transformación digital del sector mediante el uso de tecnologías disruptivas, como podría ser Blockchain.
  • Formación continua en torno a estas tecnologías, de manera que se creen puestos de trabajo de calidad

En cuanto a los retos a los que se enfrente la manufactura en Europa, los más destacados son los de carácter comercial como consecuencia de conflictos internacionales (principalmente entre Estados Unidos y China) y la reciente salida del Reino Unido de la Unión Europea.

El sector industrial en Europa

El papel de la industria en España

Centrándonos en el caso español, acudimos al informe La industria en España: propuestas para su desarrollo, del Consejo Económico y Social. De él podemos extraer la siguiente información:

  • La industria es la segunda actividad económica del país, tras los servicios, tal y como indica su contribución al PIB, como el número de empleos.
  • La manufactura supone un 12.6% del PIB.
  • La industria acapara el 11.5% del empleo a tiempo completo.
  • En comparación otros países de la Unión Europea, su contribución al PIB está por debajo de la media europea (14.5%) y de países como Alemania. Sin embargo, supera a otros países de peso como Francia o Reino Unido.
  • La industria española se especializa en alimentación, bebidas y tabaco; industria textil, confección, cuero y calzado; refino de petróleo, industria química y metal.
  • En comparación, la industria europea está más especializada en fabricación

de productos informáticos, electrónicos y ópticos, maquinaria y equipo, material y

equipo y vehículos de transporte.

Si desglosamos su actividad por comunidades autónomas, el Barómetro Industrial publicado por el Consejo General de Colegios Oficiales de Ingenieros Técnicos Industriales de España (COGITI), las que presentan mayores índices son:

  1. Cataluña (23,48% del total del país).
  2. Comunidad de Madrid (11,07%).
  3. Comunidad Valenciana (10,14%).
  4. País Vasco (9,96%).

En las últimas posiciones nos encontramos con:

  • Baleares (1,02%).
  • La Rioja (1,09%).
  • Extremadura (1,31%).
  • Cantabria (1,54%).
  • Canarias (1,66%).

¿Cómo ha influido el COVID-19 en la industria?

Como bien sabemos, en los últimos meses ha aparecido un inesperado y para nada deseado actor en todo este panorama y ha entrado de lleno para cambiarlo en gran parte. No es otro que el, por desgracia, conocido COVID-19.

Aunque se trata de un acontecimiento reciente y cuya influencia final aún no somos capaces de determinar con certeza, ya se han realizado estudios que tratan de medir su nivel de impacto en la sociedad, incluyendo aquí al sector industrial.

Por ejemplo, podemos hacer uso de la encuesta de KPMG y la CEOE titulada La empresa española ante el COVID-19, que se actualiza con frecuencia. De aquí podemos destacar:

  • 27% de los empresarios del sector industrial reconoce un impacto de la crisis en su actividad superior al 80%
  • Si consideramos aquellos cuya paralización supera el 50% de su actividad, este impacto llega al 63%.
  • En cuanto al ámbito laboral:
    • Un 46% afirmaron mantener los empleos.
    • El 44% piensa que el empleo se verá seriamente afectado.
    • El 10% prevé un crecimiento positivo en las plantillas.
  • El 27% de las industrias participantes tiene pensado mantener las inversiones previstas, mientras que el 54% cree que se reducirán.
  • Las empresas deben mejorar en dos aspectos clave:
    • Resiliencia.
    • Digitalización para mejorar procesos y para prepararse ante crisis futuras.

CTA facial temperature & mask detection

La transformación digital en la industria europea

Acabamos de ver la importancia que está adquiriendo la digitalización industrial ante la situación actual. Según la Comisión Europea, la transformación digital aportará a las empresas europeas beneficios como:

  • Disponibilidad de datos industriales de alta calidad. Con ellos, por ejemplo, en el ámbito agroalimentario se podrían ganar 225 euros más por hectárea. En manufactura este ahorro podría alcanzar los 90.000 millones de euros.
  • Más facilidad a la hora de hacer negocios online gracias al Mercado Único Digital Europeo.
  • Aumento de las capacidades digitales de los trabajadores, mejorando los niveles de ocupación.

Es por ello que por iniciativa de las autoridades comunitarias se estén tomando medidas para impulsar dicha transformación digital industrial. Por parte de la Unión Europea estas tareas de transformación digital están muy unidas a aspectos medioambientales.

Entre estas acciones podemos destacar la reducción del consumo energético de las fábricas y, por ende, de sus emisiones a la atmósfera. Un aspecto al que pueden contribuir en gran medida el uso de nuevas tecnologías y la eficiencia productiva relacionada.

También debemos mencionar las acciones de promoción para la excelencia de la Inteligencia Artificial y la generación de confianza en la misma. Con ellas se pretende fomentar la presencia de centros de innovación, así como la comunicación entre los mismos e impulsar la contratación de estos servicios, por mencionar las más destacadas.

Los datos son esenciales dentro de la digitalización, son la sangre que da vida a todo el proceso. Las autoridades europeas lo saben y por ello han puesto en marcha la estrategia europea de datos. Esta es fundamental para fomentar el libre flujo de estos para mayor beneficio de ciudadanos y empresas sin dejar atrás aspectos como la legalidad y protección de estos.

Transformación digital del sector industrial en Europa

El sector industrial digitalizado en España

Para ser conscientes del nivel de digitalización, podemos acudir al informe Industry 4.0: Global Digital Operations Study elaborado por la prestigiosa consultora PwC. Según éste españa tiene una puntuación superior a la media española (43.6 puntos frente a 43.3).

Pese a esta buena calificación, este informe expresa que solamente el 5% de las empresas españolas disfrutan de los más altos estándares de digitalización.

Desde la perspectiva económica, desde PwC manifiestan que el 20% de los ingresos de una empresa derivan de la implementación de nuevas tecnologías.

Tomando una visión de futuro, se prevé una subida de ingresos en un 11.1% para 2023, así como una caída de los gastos en un 19.4%.

Por último podemos prestar atención a las principales tecnologías empleadas, que son aquellas destinadas al control y monitorización de procesos, así como las que se marcan como objetivo el mantenimiento predictivo de maquinaria.

La iniciativa Industria Conectada 4.0

Por parte de entidades públicas españolas también se están emprendiendo acciones encaminadas a la transformación digital del sector industrial. Entre ellas nos encontramos con Industria Conectada 4.0, de manos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, concretamente del la Secretaría General de Industria y de la PYME (SGIPYME).

Industria Conectada 4.0 se marca las siguientes metas fundamentales:

  • Aumentar el valor añadido industrial.
  • Fomentar el empleo cualificado en el sector.
  • Favorecer un modelo para la industria del mañana.
  • Promocionar las palancas competitivas diferenciales para apoyar la industria española e impulsar sus exportaciones.

Para alcanzar estos objetivos, la iniciativa ha definido los siguientes programas de apoyo:

  • La Herramienta de Autodiagnóstico Digital Avanzada (HADA): con ella las empresas podrán medir su grado de digitalización mediante su clasificación en uno de los 6 grados de madurez digital que define.
  • ACTIVA Industria 4.0: destinado al asesoramiento profesional y personalizado para la implantación de proyectos de Industria 4.0.
  • Ayudas a la iniciativa IC 4.0: apoyo financiero a la incorporación de conocimientos, tecnologías e innovaciones destinadas a la digitalización de los procesos y a la creación de productos y servicios tecnológicamente avanzados.
  • Programa “12 Retos de la Industria 4.0”: para conectar startups con grandes industrias y fomentar así la innovación abierta.
  • ACTIVA Ciberseguridad: con él las empresas conocerán su nivel de ciberseguridad actual y conseguirán optimizarlo según criterios especializados.
  • Crecimiento empresarial: consultoría personalizada en aspectos como innovación, recursos humanos, operaciones, digitalización, marketing y comercialización y finanzas.

Tecnologías implicadas en la transformación digital de la industria

La transformación digital industrial abarca una amplísima variedad de tecnologías que cambian el paradigma tradicional de una planta. De algunas, como la Inteligencia Artificial, ya hemos hecho mención anteriormente, aunque esta es sólo una pequeña muestra de todas las herramientas con las que podemos contar.

La Inteligencia Artificial, asociada a procesos de Machine Learning, Deep Learning, así como Big Data, son fundamentales para un procesado masivo y avanzado de la ingente cantidad de datos que origina cada día una fábrica.

Además, estos datos también deber ser recopilados con instrumentos avanzados, como los sensores que dan forma a una arquitectura de IIoT (Internet Industrial de las Cosas) o aquellos responsables de determinar la ubicación de cualquier activo en planta (humano o material), como es el caso de los beacons.

En Sixphere echamos mano de todos estos recursos tecnológicos para crear con nuestras soluciones un entorno industrial completamente digitalizado en el que la gestión se realizará en base a decisiones avaladas por datos.

Con Polaris la gestión de la producción se traducirá en eficiencia, pero también en mayor seguridad y satisfacción de todo el equipo humano de la fábrica. Y es que gracias a herramientas como nuestra solución para Housekeeping y auditorías 5S apostamos fuertemente por la calidad de los procesos y el bienestar de todos los trabajadores.

Mediante nuestro trabajo diario aportamos nuestro granito de arena a la transformación digital de los entornos industriales, sintiéndonos orgullosos de contribuir a su mejora. Una motivación que crece aún más cuando tenemos el honor de ser reconocidos por organizaciones e iniciativas de prestigio, como el Proyecto DIVA para la industria agroalimentaria o Block.IS en el caso de la tecnología Blockchain.

¿Te ha entrado curiosidad y quieres saber más sobre nosotros, concertar una cita o probar alguna demo de nuestras soluciones? ¡Es tan sencillo como hablar directamente con nosotros!

La revolución industrial 4.0 en España

Sumidos como estamos en un proceso de cambio profundo en el sector industrial, es necesario conocer las bases de esta revolución y, en concreto, cómo España se está adaptando a este nuevo panorama digital identificado por el concepto de Industria 4.0.

Beneficios e importancia de hacer auditorías y controles en fábricas

Una fábrica puede llegar a ser un entorno altamente complejo, por lo que controlar todos sus sucesos es vital para alcanzar resultados exitosos. Una de las formas que se tiene de hacer realidad esta monitorización son las auditorías. ¿Por qué son tan necesarias y cómo han evolucionado gracias a las acciones de digitalización?

Los casos de éxito de Sixphere

¿Quieres conocer qué hacemos y el modo en que lo hacemos? Visita nuestros casos de éxito y pregúntanos todo lo que necesites saber.

Share This