El misterioso caso del robo en el astillero que empleaba tecnologías de proximidad

Astillero 4.0
En el astillero están preocupados, y es que su proyecto estrella ha sufrido un contratiempo inesperado que puede tener consecuencias mundiales. Por suerte, dos intrépidos detectives ayudados por tecnologías de proximidad pondrán todos sus esfuerzos en resolverlo.

Faltaba poco para que el reloj marcase las 3 de la madrugada en el reloj comprado en esa tienda de muebles sueca de cuyo nombre no puedo acordarme. La detective privado Vizcaíno se encontraba recostada en el sofá con su pijama favorito mientras se deleitaba con su placer máximo, Netflix.

Y entonces sonó el teléfono. Reconoció la voz de su interlocutor al instante, pese al evidente tono que delataba que acababan de fastidiarle un maravilloso y profundo sueño. Evidentemente, pese a ser socios desde hace 5 años, sus ritmos de sueño no se habían sincronizado.

– ¿Vizcaíno? Soy yo, Coronado.

Tras la pausa correspondiente para un bostezo, prosiguió.

– Tenemos un nuevo caso, ha ocurrido un robo importante en el astillero y tenemos que presentarnos allí de inmediato. Ahora mismo no sé nada más. Ponte en marcha y nos vemos allí en media hora.

Vizcaíno y Coronado se encontraron en una de las salas de reuniones del complejo de los astilleros, pero no estaban solos. En esa sala estaban los máximos responsables de la fabricación del que pueda que sea algo más que un barco, y es que estamos hablando del primer buque de mercancías propulsado al 100% por energía solar.

Tras una breve pero intensa conversación, la situación les quedó perfectamente clara y se dieron cuenta de la gravedad de la misma… ¡Habían robado los planos del barco! Y no querían que saliese a la luz pública. Todo eso explicaba las caras del personal que estaba reunido.

Tras una charla intensa con el máximo responsable del proyecto, se redujo la lista de principales sospechosos a 2, que eran las personas que se encontraban en la planta en el momento del robo.

Los sospechosos del robo

El misterioso caso del robo en el astillero que empleaba tecnologías de proximidad

El Señor Woo, ingeniero jefe del proyecto

Nacido en una pequeña aldea en las afueras de Pekín, desde pequeño destacó por su genialidad, gracias a la cual consiguió diversas becas para el estudio, completándolos con un máster en ingeniería naval en Estados Unidos.

A sus 52 años, es todo un referente en el sector, contando con una dilatada experiencia en empresas navieras de todo el mundo.

¿Por qué se sospecha del Señor Woo? Pese a sus muchos años residiendo en Occidente, el Señor Woo viaja constantemente a China presuntamente a visitar a su familia. Pero eso no es todo, sino que se sabe que uno de sus hermanos es un alto funcionario del Gobierno chino, por lo que las sospechas de espionaje siempre han estado presentes.

Antonio Romero, soldador

Antonio es un soldador que lleva nada menos que 15 años trabajando en el astillero y, concretamente, en este proyecto prácticamente desde sus inicios.

Según se cuenta en la empresa, Antonio tiene problemas económicos y, pese a las continuas peticiones de subida de sueldo, el astillero se las ha negado, por lo que puede haber cierto resentimiento con la empresa, lo suficiente como para vengarse a la vez que solventa su necesidad de dinero.

Resolviendo el caso gracias a Polaris

Una vez la detective Vizcaíno escuchó atentamente la descripción de cada sospechoso, pidió el acceso al software de gestión integral de la fábrica. Todos la miraron sorprendidos, menos su compañero, que conocía a la perfección las destrezas digitales de su compañera, que antes de ser policía hizo su carrera de Ingeniería Informática con sus pinitos en la industria.

Vizcaíno se sentó delante de un monitor con un logo en el que pudo leer algunas palabras como “Polaris” o “Sixphere”. Seguidamente, y tras pedir los accesos necesarios a los responsables, nos rogó que la dejásemos tranquila sobre una hora.

Pasado ese tiempo, Vizcaíno se levantó y mirando a todos los asistentes dijo:

– ¡He resuelto el caso!

Todos la miraron con cara de no creer lo que estaba pasando, algunos pensaron que la falta de sueño les estaba jugando una mala pasada, pero era cierto, Vizcaíno había encontrado al ladrón con unos pocos clicks y golpes de teclado. ¿Cómo lo había hecho? ¿Brujería?

Investigando a los sospechosos

Vizcaíno se puso a presidir la mesa de reuniones para explicar cómo había conseguido llegar al ladrón gracias a la herramienta Polaris, para lo cual investigó la actividad de cada uno de los sospechosos.

Investigando al Señor Woo

A priori, era la persona sobre la que recaían todas las sospechas. Sobre todo porque de los tres es el que tiene mayores conocimientos sobre la documentación del proyecto. Una documentación que se encuentra completamente digitalizada, siguiendo la cultura paperless de la empresa. Además, el Señor Woo se encontraba trabajando cuando se produjo el robo, tal y como había registrado automáticamente Polaris gracias a su tarjeta de identificación sin contacto.

A pesar de todas las sospechas, el Señor Woo no es el autor del robo. ¿Cómo lo demostramos? El señor Woo tiene que estarle muy agradecido a Polaris, y es que se pudo demostrar que se encontraba trabajando todo el tiempo en la reparación de una máquina que se encontraba en otra sección.

Esta máquina era el origen de una no conformidad detectada a lo largo de una de las auditorías internas de calidad que el módulo de Housekeeping de Polaris gestiona. Gracias a los registros documentales asociados a dicha reparación, corroboró que había sido él quien había realizado las acciones correspondientes.

Investigando al soldador Antonio Romero

Como hemos visto, Antonio también tenía sus motivos para cometer el robo, pero… ¿fue él? Vayamos paso por paso.

Antonio dispone de una tablet a través de la cual Polaris le envía inteligentemente las órdenes de trabajo que debe cumplir en función de en qué lugar se encuentre y cómo esté de atareado. En principio, con esa tablet se puede acceder a todos los planos del barco, todo sería cuestión de descargarlos y enviárselos al mejor postor.

¿Lo hizo entonces? La respuesta es un rotundo NO. ¿Por qué está Vizcaíno tan seguro de ello? Muy sencillo, con Polaris se pueden configurar los permisos para que cada trabajador sólo tenga acceso a la documentación que sea estrictamente necesaria para el desempeño de su tarea. Y, por lo descrito por sus superiores, Antonio no necesitaba de los planos para soldar las piezas con las que trabaja a diario.

Una vez que Vizcaíno terminó su explicación, todos se quedaron con la cara desencajada, ¿estaban sin sospechosos? ¿qué había pasado entonces? Tras un silencio tenso y expectante, Vizcaíno siguió con su aclaración de los hechos.

– Mi conclusión es que no ha habido ningún robo, me juego mi licencia de detective a que los planos no han salido de este astillero.

La cara de los presentes no mejoró ni por un instante. Salvo la del propio Señor Woo, que esbozó una sonrisa y, mientras se acercaba a Vizcaíno, aplaudía rítmicamente.

– Enhorabuena – dijo el Señor Woo mientras tendía su mano a Vizcaíno – ha resuelto el caso. El motivo por el que le hemos traído aquí es muy sencillo: conocemos sus habilidades tecnológicas y queríamos comprobar si alguien externo podría encontrar alguna fuga en nuestro sistema de gestión que permitiese a alguien interno hacerse ilícitamente con material sensible e irse de rositas.

– El que tiene que darle la enhorabuena soy yo – contestó Vizcaíno – Su sistema de gestión está perfectamente integrado en la planta, con sus correspondientes medidas de seguridad.

Tras una amistosa conversación sobre los beneficios de Polaris y cómo ayuda a la creación de Smart Factories y a la llegada de la Industria 4.0, estaba casi amaneciendo y la actividad en el astillero comenzaba a aumentar de intensidad. Vizcaíno y Coronado subieron al coche en busca de una buena tostada y su café cargado. Caso cerrado.

Una visión del Astillero 4.0

La industria del transporte siempre ha estado a la vanguardia de los avances técnicos, por ello los barcos no se deben encallar en métodos de fabricación obsoletos cuando se están desarrollando e implantando avances sorprendentes que mejoran todos sus aspectos. ¿Son los astilleros españoles conscientes de esto y están tomando las medidas oportunas? Va siendo hora de analizarlo.

3 casos de uso del Internet Industrial de las Cosas

La creciente tendencia a que todo esté conectado con todo va a cambiar muchas formas de actuar en todos los aspectos de la sociedad y, como no podría ser de otra forma, el sector industrial, siempre al tanto de las últimas novedades para ser más competitivo, va a sacar buena tajada de ello mediante el Internet Industrial de las Cosas (IIoT). Si queréis conocer algunas de las aplicaciones más interesantes del IIoT, ¡No os mováis de aquí!

Los casos de éxito de Sixphere

¿Quieres conocer qué hacemos y el modo en que lo hacemos? Visita nuestros casos de éxito y pregúntanos todo lo que necesites saber.

Dónde Estamos

Espacio RES

Avda. República Argentina 25 Planta 9, 41011 Sevilla

Cómo Contactar

Envíanos un Email

Conocenos más

Contacta con nosotros

Visita nuestra sección de contacto y pídenos lo que necesites

Share This