La importancia de la trazabilidad en la logística

Logística | Trazabilidad
Existen varias definiciones muy técnicas sobre qué es la trazabilidad, descripciones realizadas por varias instituciones y normas para diferentes propósitos. Sin embargo, podemos hacernos una idea de lo que estamos hablando si decimos que un producto es trazable cuando tenemos documentada toda su “historia” a través de la cadena de suministro.

Gracias a la trazabilidad podemos conocer la ubicación en ese momento y dónde ha estado previamente el producto, los cambios y transformaciones que ha sufrido, así como toda incidencia que haya experimentado durante su fabricación y transporte hasta el punto de entrega.

Con esta sencilla forma de definir la trazabilidad seremos rápidamente conscientes de su importancia en prácticamente cualquier proceso industrial y, por ende, de la logística que va inseparablemente ligada al mismo.

Beneficios de aplicar la trazabilidad en la logística

Un sistema de trazabilidad permite “rastrear” un producto desde un extremo a otro de la cadena de producción, conllevando destacados beneficios a la empresa fabricante, al vendedor y al consumidor final.

Transparencia

Todos los agentes implicados en la cadena de suministro exigen cierta información sobre el producto, desde los responsables de su elaboración hasta los consumidores. La trazabilidad permite el fácil acceso a estos datos.

Esta información puede estar relacionada con aspectos relativos a fechas de fabricación, materiales o ingredientes en el caso de la industria alimentaria, origen, especificaciones técnicas, etc.

Control de la calidad y satisfacción del cliente

Disponer de un sistema de producción que permita establecer la trazabilidad de un bien incrementa notoriamente los parámetros de calidad de éste. Podemos poner el ejemplo de una partida de un producto alimentario en el que se haya detectado un defecto que hace que haya que retirarlo del mercado. Gracias a la trazabilidad podemos determinar con exactitud qué lotes son los afectados y dónde se encuentran.

Además, también podemos detectar no conformidades durante el mismo proceso de fabricación, pudiendo aplicar las medidas correctivas necesarias con una capacidad de reacción mucho mayor.

Con esta garantía del cumplimiento de los estándares de calidad establecidos, los clientes se sienten más confiados con nuestro producto, lo cual repercutirá sensiblemente en las ventas.

Eficiencia de la cadena de suministro

Con la implementación de un sistema de trazabilidad se optimiza notablemente la coordinación entre los diferentes departamentos de la empresa. De esta forma se consigue unificar la fabricación desde el inicio hasta la entrega final.

El hecho de que el conjunto formado por la gestión de stock, el procesado, embalaje, transporte, reparto y demás puntos de la cadena de suministro del producto funcione como una maquinaria bien engrasada hace que se reduzca el tiempo total de producción.

Protege la marca de falsificaciones

La proliferación de imitaciones de dudosa o mala calidad es una lacra que sufren marcas que se han consolidado en sus respectivos mercados gracias a una ardua labor de creación de productos innovadores y de calidad.

La trazabilidad aporta también interesantes ventajas en este sentido, pudiendo distinguir fácilmente el original de la falsificación, siendo una de las armas contra este fraude más poderosas que existen.

Planificación de los procesos productivos

La información proporcionada gracias a la trazabilidad permite al empresario conocer datos detallados sobre las ventas, como qué producto es el que más ingresos genera, dónde y cuándo se vende más.

Con toda esta información se puede hacer una mejor planificación de la producción, fabricando las cantidades necesarias conforme las exigencias del mercado.

iiot

Tecnologías para aplicar la trazabilidad en la logística

Para definir correctamente la trazabilidad de un producto será necesario hacer uso de recursos tecnológicos de diferente funcionamiento. A continuación hacemos mención de los más empleados, algunos llevan aplicándose desde hace años, mientras que otros han hecho su aparición recientemente, vislumbrándose un futuro alentador para ellos.

Códigos alfanuméricos

Este sistema para establecer trazabilidad en la logística se basa en una serie de caracteres, generalmente cifras y letras, impresos en las etiquetas de productos o contenedores.

Su implantación es muy sencilla y requiere una baja inversión. Sin embargo, al ser la escritura y lectura de dichos códigos un proceso manual, se requiere de un coste elevado en mano de obra. Además, el fallo humano está muy presente en todo momento, afectando estos errores a la eficacia de la logística y llevando consigo costes añadidos.

Cada empresa tiene su propio sistema de codificación, no existiendo ningún estándar que los regule, lo que complica la interacción con agentes externos.

Códigos de barras

El asociar elementos de la cadena de producción y suministro con un código de barras también es una opción económica para definir la trazabilidad de un producto.

Adicionalmente, cuenta con más ventajas respecto a los códigos alfanuméricos, como que son más precisos, eliminando el error humano en la lectura, y haciéndolo a mucha más velocidad.

Sin embargo, como inconveniente debemos destacar que sigue siendo necesaria la intervención de una persona para que el lector de código de barras cumpla con su función, por lo que en este sentido la automatización es sólo parcial.

Tecnología de Identificación por Radiofrecuencia (RFID)

Esta permite la identificación, localización y comunicación mediante ondas de radiofrecuencia. Un sistema de RFID está constituido por dos componentes, una etiqueta y un lector. Añadido a estos, como elemento que permita la transmisión de datos entre el sistema RFID y el sistema de gestión de datos de la empresa, será necesario un software (middleware) que actúe como puente.

Las etiquetas RFID se encargan de transmitir la información registrada en su memoria, información que llega a los lectores, los cuales envían esos datos al middleware, que se encarga de procesarlos como paso previo a la integración con el sistema de gestión de la empresa.

Estos dispositivos permiten tener localizada en cada momento la mercancia, pero eso no es todo, además, se puede registrar el histórico de estos movimientos. Esta monitorización continua hace que se reduzcan las pérdidas por extravío de los productos y optimiza las rutas de transporte, tanto dentro como fuera de la planta industrial.

La tecnología RFID hace que lectura sea rápida y completamente automatizada, sin necesidad de contacto físico ni de un escaneo manual por parte de un operario.

Las etiquetas RFID suelen ser difíciles de falsificar, garantizándose la integridad de los datos que contienen. Además, son muy robustas frente a condiciones ambientales duras (temperatura, vibraciones, suciedad, agua, nieve, etc.).

Aunque la tecnología RFID puede aplicarse a una gran cantidad de actividades, goza de gran preponderancia en el área de la logística. Sin embargo, el costo de las etiquetas sigue siendo prohibitivo en muchas aplicaciones.

Beacons

Estos dispositivos basados en Bluetooth de Baja Energía y de corto alcance que permiten localizar cualquier persona u objeto (producto, maquinaria, etc.). Están conformados por balizas y gateways.

Estas balizas estratégicamente colocadas en la planta o en los palets o embalajes emiten una señal bluetooth que permite determinar su ubicación. Esta señal es recibida por los gateways, que, mediante WiFi, USB o una red Ethernet, envía la información al software que monitoriza el proceso.

Las balizas Beacons no sólo pueden enviar datos de localización, sino que también pueden llevar acoplados sensores que permiten la medida de factores como la temperatura, vibraciones, humedad, etc.

La aplicación de Beacons en la logística va más allá del interior de la fábrica en sí, como hemos puntualizado, los palets pueden llevar balizas que reporten constantemente dónde se encuentran durante el transporte de la mercancía.

En Sixphere fuimos conscientes del potencial que aporta la tecnología Beacon, aplicándola en nuestro producto Polaris, una poderosa herramienta para, entre otras muchas aplicaciones, definir un sistema de trazabilidad con todas las garantías.

Blockchain

Es frecuente que exista cierto nivel de desconexión en el flujo de datos entre la información recogida por cada fase del proceso de fabricación, lo que limita la visión global del conjunto.

Un recurso que ha irrumpido con fuerza en los últimos años y que puede ayudar a solventar estas limitaciones es la tecnología blockchain. Esta crea información a partir de varias fuentes que actúan cooperativamente conformando una red.

Cada componente y operación se registra mediante cifrado y estos datos se envían a los otros puntos de la red que se encargan de autentificar su veracidad mediante algoritmos complejos. Finalmente, esta información verificada se almacena en el sistema.

Como podemos deducir por su funcionamiento, el blockchain aporta una gran seguridad de los datos implicados. Esta seguridad es directamente proporcional al número de componentes de la red, por lo que esta tecnología es recomendable sobre todo para cadenas de producción complejas.

Establecer un sistema para determinar la trazabilidad es un proceso complejo que requiere de la implicación de todos los escalafones de la empresa. Estas tienen consciencia de su relevancia, siendo una muestra de ello que los sistemas de trazabilidad cumplen un papel importante en diferentes estándares de calidad.

Sin ir más lejos, la Norma ISO 9001, que certifica la implementación de un sistema de gestión de la calidad, trata la trazabilidad en una de sus secciones. También existen normas concretas que tratan exclusivamente sobre la trazabilidad, como la ISO 22005, que la aplica a la industria alimentaria, una de las más exigentes en este sentido por razones obvias de sanidad.

La tecnología es actualmente la gran aliada para garantizar que el sistema de trazabilidad sea lo más efectivo posible. A día de hoy, las soluciones que gozan de más popularidad son las etiquetas RFID y los códigos de barras, aunque habrá que permanecer atentos a cómo son acogidas las herramientas basadas en Beacons y en el Blockchain.

Desde Sixphere permaneceremos atentos a qué nos depara el futuro en este sentido, pudiendo así seguir ofreciendoos soluciones innovadoras y a medida, con la mirada puesta en el desarrollo y consolidación de la Industria 4.0.

Una visión del Astillero 4.0

La industria del transporte siempre ha estado a la vanguardia de los avances técnicos, por ello los barcos no se deben encallar en métodos de fabricación obsoletos cuando se están desarrollando e implantando avances sorprendentes que mejoran todos sus aspectos. ¿Son los astilleros españoles conscientes de esto y están tomando las medidas oportunas? Va siendo hora de analizarlo.

Los casos de éxito de Sixphere

¿Quieres conocer qué hacemos y el modo en que lo hacemos? Visita nuestros casos de éxito y pregúntanos todo lo que necesites saber.

Dónde Estamos

Espacio RES

Avda. República Argentina 25 Planta 9, 41011 Sevilla

Cómo Contactar

Envíanos un Email

Conocenos más

Contacta con nosotros

Visita nuestra sección de contacto y pídenos lo que necesites

Share This