Seleccionar página

Kanban: qué es y cómo se aplica en la industria

agile | Kanban
En Sixphere somos muy creyentes de los modelos ágiles de gestión y de su forma de hacer más fácil la vida diaria de las empresas. Por ello, en todos los procesos de innovación lo tenemos muy presente. Dentro de todos los modelos ágiles que podemos encontrar, hoy os traemos el conocido como Kanban. ¡Vamos a conocerlo!

A todos nos gusta ser más eficientes en nuestro trabajo, ya que es algo que sólo trae ventajas para todos los que forman parte de la empresa, independientemente del puesto que ocupen.

Bien, la teoría es perfecta y nos hace ver un futuro feliz, pero…¡ahora toca trabajar para que todo esto no se quede en papel mojado! ¿Cómo lo hacemos? ¿Por dónde empezamos? Estas serán seguramente de las primeras preguntas que surjan a los responsables de llevar a la práctica estos cambios.

Para ayudarte a responderlas existen diferentes filosofías que se han desarrollado a lo largo de los años con el fin de agilizar y mejorar todo lo posible los procesos industriales. Entre ellas podemos encontrar la que recibe el nombre de Lean Manufacturing.

Las bases de Lean Manufacturing, que tiene su origen en la multinacional japonesa automovilística Toyota en la década de los 70 del pasado siglo, se asienta sobre una serie de principios que tienen como fin último borrar del mapa todos los procesos que no aporten valor al producto.

Kanban es una metodología que sigue el espíritu descrito por la filosofía Lean mediante la definición de un sistema concreto de trabajo que permite la optimización de las plantas industriales . Entremos en ella más en profundidad.

iiot

Qué es Kanban

Con Kanban se pretende gestionar el suministro de componentes que recibe cada eslabón de la cadena de fabricación. Para ello hace uso de una serie de tarjetas, de las que hablaremos en profundidad más adelante. De hecho, la palabra japonesa Kanban puede traducirse por “tarjeta visual”, ya que “kan” significa “visual” y “ban” tarjeta.

Kanban cumple también con la descripción de just in time, que pretende reducir al mínimo el inventario, con sus consecuentes costes económicos. ¿Cómo lo consigue?

Con la implementación de Kanban los productos se van fabricando en función de la demanda en lugar de por métodos predictivos. Esto es lo que se conoce como un sistema de producción pull, en el que una etapa del proceso de fabricación “tira” de la inmediatamente anterior para solicitarle lo que necesita para trabajar. En la otra cara de la moneda hallamos el sistema push, donde las materias primas almacenadas son las que “empujan” al resto de fases de producción.

Para que el sistema funcione correctamente, se enumeran las siguientes reglas:

1. Un proceso sólo retirará del proceso anterior las cantidades necesarias, que vendrán especificadas en la tarjeta.

2. Un proceso sólo producirá artículos en las cantidades que también aparecerán concretadas en la tarjeta.

3. Nada se fabrica sin su respectiva tarjeta.

4. Cada producto debe llevar adjunto una tarjeta.

5. Los productos defectuosos o que sus cantidades sean incorrectas nunca se envían al siguiente proceso.

6. El número de tarjetas debe ser el menor posible, señal de que los procesos están optimizados.

Cómo se aplica Kanban en la industria

Para la implementación de un sistema Kanban se necesitan, por una parte, las tarjetas que hemos mencionado anteriormente y, por otra, un panel que permita saber en qué fase se encuentra cada producto.

Las tarjetas actúan a modo de “señal” para requerir lo que necesitan los operarios para poder trabajar. En las tarjetas Kanban aparece información útil para la fabricación, como la descripción de la pieza, quién ha sido su proveedor y a quién irá dirigida para la siguiente etapa, fechas de recepción y día límite para terminar el trabajo y toda aquella información práctica para la manufactura. Además, en el dorso pueden anotarse mediciones y datos que puedan tener cierta relevancia para la cadena.

Kanban es una metodología que requiere una enorme sincronización, por lo que se necesita tener en cada momento una visión global de los procesos que se están ejecutando en la planta. Para ello se hace uso de un panel dinámico en el que se agrupe cada pieza o producto dentro de diferentes columnas que representen cada etapa de la producción.

Según el tipo de industria en el que nos encontremos, el número y las descripciones de las columnas del panel serán diferentes. El panel de Kanban más sencillo tiene tres columnas (“por hacer”, “en proceso” y “hecho”), a partir de éste pueden desarrollarse las variaciones que requiera cada fábrica.

Como podemos deducir, cumplir al dedillo con los requisitos de un sistema Kanban exige una medición continua de parámetros clave, entre los que podemos resaltar:

  • Tiempo de entrega: período transcurrido entre la solicitud y la entrega de un pedido dentro de una etapa determinada.
  • Tiempo de ciclo: tiempo que pasa desde que se empieza a trabajar en un proceso hasta su fin.
  • Rendimiento: número de piezas o productos fabricados en un determinado período de tiempo.

Pasos para implementar Kanban en la industria

Poner en funcionamiento la metodología Kanban no es algo que se realice de un día para otro. Para ello hará falta seguir una serie de instrucciones que nos asegurarán que lo estamos realizando adecuadamente:

1.- Identificar y describir al detalle todos y cada uno de los procesos que se ejecutan en la fábrica.

2.- Visualizar los procesos descritos anteriormente: asignarles una tarjeta y colocar estas tarjetas en el panel Kanban.

3.- Una vez visualizados los flujos de trabajo es más identificar problemas como los cuellos de botella, por lo que, en los casos que sea necesario, habrá que rediseñarlos y optimizarlos.

4.- Limitar el Work in Progress. Es decir, intentar reducir el número de tareas que se realizan de forma que los trabajadores puedan centrarse en lo verdaderamente importante.

5.- Medir y actuar en consecuencia. Kanban es una metodología dinámica, por lo que habrá que ir analizando los rendimientos obtenidos y ejecutar acciones destinadas a la mejora continua.

Ventajas de aplicar Kanban

Como estáis pudiendo ver, Kanban ofrece a la industria una forma de trabajar ventajosa en la que la eficiencia  predomina. Estos beneficios podemos clasificarlos de la siguiente manera:

  • Ayuda a priorizar esfuerzos, definiendo objetivos concretos y simplificando la toma de decisiones estratégicas.
  • Evita la sobrecarga de trabajo.
  • Hace que el trabajo sea más colaborativo, mejorando la comunicación entre diferentes departamentos y miembros de la cadena de producción.
  • Se elimina todo aquello que no aporte valor al producto y que pueda considerarse un “desperdicio”, con sus consecuentes gastos.
  • Se incrementa la sostenibilidad. Al trabajar a un ritmo constante y soportable por los equipos, los empleados se encuentran más cómodos e implicados, estando más dispuestos a aportar ideas innovadoras de mejora.

La filosofía Kanban es aplicable a cualquier tipo de negocio o sistema de producción. Como es normal, tampoco es ajena a los tiempos de transformación digital en los que vivimos. Actualmente, tanto las tarjetas como los tableros se han digitalizado gracias al desarrollo de soluciones software específicas.

Estas soluciones ayudan a automatizar la actualización de la situación de cada pieza o producto. También hacen que los tableros sean accesibles desde cualquier lugar y visualmente más fáciles de leer y comprender, cuestión muy importante cuando se trata de tableros con cierto nivel de complejidad.

En Sixphere nos encanta ver cómo todo se optimiza gracias al uso de estas metodologías. Por ello ponemos a disposición de la industria nuestro solución software Polaris , una herramienta con la que se puede desarrollar el método Kanban en cualquier tipo de planta gracias a la creación de tarjetas digitales que contienen toda la información relevante y actualizada, además de un panel muy completo e intuitivo.

Estas tarjetas serán recibidas por el operario más indicado basándose en sus tareas, capacidades, responsabilidades y ubicación, la cual se consigue gracias a la localización por beacons.

Aunque no es el único, Kanban representa un ejemplo de cómo las empresas le otorgan el puesto que merecen a la sistematización de sus mecanismos de trabajo, de forma que todo quede lo más optimizado posible, obteniéndose mejores resultados de tipo económico, de calidad y de satisfacción de los propios trabajadores. Así que… ¡be agile my friend!

Beacons: sistemas que facilitan el control y la movilidad en plantas

Beacons: sistemas que facilitan el control y la movilidad en plantas

Si de verdad quieres tomar el control de tu fábrica, no debes olvidarte de la geolocalización. Aunque normalmente asocies esta a espacios abiertos, también tiene mucho que decir en entornos cerrados, como las plantas de producción. Para conseguirlo, vas a tener que trabajar con los beacons. ¿Sabes qué son, cómo operan, en qué se aplican y qué puedes esperar de ellos? Va siendo hora de que no te quedes con ninguna duda sobre su aporte a la gestión de la fábrica inteligente y a la Industria 4.0.

El IoT en la industria 4.0 actual

El IoT en la industria 4.0 actual

Algunos de los dispositivos tecnológicos que te rodean se han vuelto más “sociables” gracias a Internet of Things (IoT). Han roto su silencio para entablar conversaciones entre ellos, y estas son de lo más interesantes. Las industrias pueden sacar mucho provecho de esta nueva situación si saben qué escuchar y dónde. ¿Te apuntas a la charla? Te traemos motivos de sobra para hacerlo, analizamos el nivel de adopción de IoT por el sector y te contamos los pasos a seguir para su implantación.

Los casos de éxito de Sixphere

¿Quieres conocer qué hacemos y el modo en que lo hacemos? Visita nuestros casos de éxito y pregúntanos todo lo que necesites saber.

Share This