La molécula que dio vida a Sixphere

Sixphere
¿Seis esferas o una molécula? Toda empresa tiene un nombre, y éste es, quizás, de las partes intangibles, la más importante. La historia de Sixphere no se debe a un proceso azaroso… Te llevamos hoy a indagar en la molécula de fullereno y cómo dio vida a esta empresa.

Aunque sea lo último que uno se plantea, la elección de una marca puede ser clave a la hora de determinar el éxito de la empresa. Fijaos en Apple, ¿qué tendrá que ver la producción de equipos electrónicos y software con una manzana? Aparentemente nada y no sabemos a ciencia cierta si el nombre ha influido en su éxito. Pero lo que sí sabemos es que es una de las multinacionales más valiosas del mundo.

Cuando comenzamos con esta idea emprendedora ni siquiera teníamos nombre, no dábamos con aquel que sintiéramos que nos identificaba y era algo que nos preocupaba. No podíamos crear una empresa sin nombre.

Todo esto era algo que teníamos en mente. Durante nuestro proceso creativo de búsqueda usamos distintos métodos y realizamos diversas votaciones, pero la realidad era que siempre volvíamos con las manos vacías. Quizás, al pertenecer todos nosotros al campo de las tecnologías, nos resultaba difícil dar con un nombre que no estuviera relacionado directamente con el mundo TI.

Así que decidimos explorar otros campos y encontrar cierta analogía con nosotros, la cual nos hiciera sentir cómodos y diera luz a nuestro nombre. Entonces os preguntaréis, “¿de dónde viene finalmente el nombre de Sixphere?”

iiot

La química de Sixphere

Pues bien, contaros que la idea nació dentro de un campo diferente al nuestro, la química. Concretamente surgió del fullereno, una familia de moléculas de reciente descubrimiento caracterizadas tanto por su versatilidad para la síntesis de nuevos compuestos, como por la armonía de la configuración paradigmática de las moléculas.

De entre ellas destaca el Buckminsterfullereno, una molécula de fullereno esférico cuya fórmula empírica presenta 60 átomos de carbono. Y es de aquí de donde podemos extraer el número 6 y la esfera que nos identifica: Sixphere.

Pero, ¿por qué el Buckminsterfullereno? Por la analogía que vimos entre el Buckminsterfullereno y nosotros, los componentes de Sixphere.

Una de las principales utilidades de esta molécula es su aplicación al tratamiento de diferentes dolencias. La aplicabilidad en este ámbito se basa, a muy grosso modo, en rellenar cápsulas de Buckminsterfullereno de sustancias que permitan la cura de enfermedades e introducirlas en el cuerpo de los pacientes.

Por analogía a nuestro cometido como empresa, de aportar valor añadido al mundo que nos rodea. Los componentes de Sixphere tenemos el objetivo de navegar, como si dentro de una molécula de Buckminsterfullereno se tratase, hasta encontrar un problema y/o necesidad que tenga nuestro cliente (o paciente) y darle solución.

Así que esperamos que este nombre, que no se identifica directamente con la especialización de la empresa, augure un gran futuro al iiot y la transformación digital de las empresas donde vamos inyectando estas cápsulas de innovación, productividad y mejora de los procesos.

Los casos de éxito de Sixphere

¿Quieres conocer qué hacemos y el modo en que lo hacemos? Visita nuestros casos de éxito y pregúntanos todo lo que necesites saber.

Share This