5 formas de conseguir aumentar la productividad empresarial

ciberseguridad | IIoT | Polaris
Las constantes demandas de los consumidores, la situación económica y competitiva, la tecnología y multitud de factores más, hacen que las empresas se enfrenten a una presión continua por la consecución de mejoras.

Dentro de estas mejoras siempre aparece la productividad como una de las variables estrella. Y es que conseguir el máximo rendimiento a la hora de comercializar un producto ha sido un objetivo invariable desde los orígenes del sector.

Permanecer en la vanguardia implica no apartar la mirada de los nuevos avances multidisciplinares que atañen al sector al que pertenezca nuestra empresa. Quedarse rezagado tecnológicamente no es una opción para aquellas compañías que optan incansablemente por la búsqueda del crecimiento y la excelencia. Aspectos que casi siempre vienen marcados, entre otras cualidades, por ser más productivos.

¿Cómo pueden ayudarnos los últimos avances tecnológicos en el incremento de la productividad empresarial? Echémosle un vistazo a algunos de los más relevantes.

IIoT

El establecimiento de un sistema de Internet Industrial de las Cosas y disponer de una fábrica inteligente con sus componentes interconectados, recopilando, intercambiando y procesando información sin parar, ha dado lugar a grandes mejoras productivas.

Con ello se obtiene una visión generalizada de la vida de la planta, con todos sus procesos, pudiendo identificar e incluso predecir los futuros fallos que puedan surgir, así como algunos aspectos que sean objeto de mejora. Ejemplo de esto último es descubrir nuevas formas de reorganizar la planta de forma que se ahorren costes o con el propósito de ampliar o reducir la producción según las fluctuaciones del mercado.

Para evitar las interrupciones de los procesos como fruto de problemas mecánicos, se analizan los datos históricos y se comparan con las mediciones en tiempo real, de forma que se identifiquen ciertos patrones. En el caso de que estos patrones hagan acto de presencia, las máquinas implicadas pueden reajustarse automáticamente para mitigar estas desviaciones.

Las medición continua en tiempo real de ciertos parámetros clave para cumplir con las condiciones de calidad preestablecidas hace que la maquinaria pueda recalibrarse gracias al aprendizaje de las máquinas mediante Machine Learning, conseguido también gracias al histórico de información.

Ciberseguridad

La transformación digital de la industria implica una mayor exposición de los datos que manejan las empresas, muchos de ellos críticos, lo que las hace más vulnerables a ataques cibernéticos.

Dispositivos IIoT, software de gestión y procesado de datos, servidores, routers, conexiones inalámbricas, VPN, archivos compartidos, sistemas cloud, políticas de correo electrónico y otros muchos componentes relativos a la Industria 4.0 pueden verse afectados seriamente por esta amenaza.

Pese a que se trata de un riesgo muy real y las empresas son conscientes del mismo, hay un largo trecho por recorrer en esta materia por muchas de ellas. Esto queda plasmado en el informe Estado de ciberseguridad industrial 2018, realizado por Kaspersky Lab, del que se desprenden algunas conclusiones interesantes:

  • El 77% de las empresas consultadas saben que son víctimas potenciales de ataques informáticos.
  • El 48% confiesa que no tienen medios para identificar un ataque.
  • El 20% de las empresas que han sufrido un ciberataque han presentado un aumento de los costes como consecuencia del mismo.

Este riesgo afecta desde a aspectos relacionados con la propiedad intelectual y el espionaje industrial, hasta llegar a provocar la interrupción del proceso productivo, de I+D y/o de ventas, con sus consecuentes y considerables costes.

Por otra parte, las empresas no deben olvidar que este riesgo existe tanto de manera externa, como interna, ya sea por empleados malintencionados, como por aquellos que no tienen la formación necesaria en la materia. Por este motivo tampoco hay que pasar por alto el establecimiento de un plan de contingencia para estas situaciones. 

iiot

Cloud computing

Según datos obtenidos del informe sobre el Estado de la Nube 2017 elaborado por RightScale, aproximadamente el 79% de la carga de trabajo de la empresa suele estar en la nube, proporción que crece hasta el 83% en el caso de las pymes. Esto último puede atribuirse a que la implantación de la tecnología cloud provoca un efecto igualador respecto a las compañías de mayor tamaño, ya que permite el acceso a servicios que no podrían disfrutar en su defecto.

La adopción de un sistema de trabajo en la nube lleva consigo sustanciosas ventajas en lo que a productividad empresarial se refiere. Según un estudio de Forrester Consulting y Dell, las empresas mejoran su productividad un 2% en el primer año de la implantación de la nube privada y que llega hasta el 4% en el tiempo general ahorrado durante el segundo y tercer año.

Gracias a las prestaciones de la nube se ahorra mucho tiempo y recursos en tareas de mantenimiento y actualización de software y equipos. Con esto se evitan paradas obligatorias en los flujos de trabajo y se permite reenfocar nuevos esfuerzos en aras de una producción más eficiente.

Cloud Computing da lugar a un método de trabajo más colaborativo y que permite una mayor movilidad. Se puede acceder y hacer uso de los recursos en la nube desde cualquier punto geográfico con conexión, pudiendo trabajar de forma coordinada y simultánea todos los usuarios que lo estimen oportuno. Una encuesta realizada por Frost & Sullivan reflejó que las empresas que invierten en tecnologías colaborativas incrementaron su productividad hasta en un 400%.

Este incremento de la movilidad hace también que los empleados se sientan más satisfechos y se evitan tiempos muertos por desplazamientos.

Las tareas administrativas y burocráticas también se ven agilizadas con los recursos disponibles en la nube. La emisión de facturas y otras gestiones que suelen involucrar engorrosos trámites pueden incluso automatizarse si se cuenta con las herramientas adecuadas.

Por lo general, las prestaciones que nos ofrece Cloud Computing son fáciles de utilizar e intuitivas, de forma que el ahorro en la inversión en formar al personal no es nada despreciable.

La nube también realiza un importante aporte a la ciberseguridad de la empresa. Se pueden definir diferentes niveles de acceso, identificándose nubes privadas, públicas y semiprivadas en función de los mismos. Además, los datos son más fáciles de recuperar en caso de pérdida accidental o por algún ciberataque, recuperación mucho más costosa en el caso de los medios más tradicionales.

Cloud computing presenta la ventaja de ser un servicio flexible y escalable, lo que le permite adaptarse a la perfección a las exigencias del entorno, aumentando la velocidad de respuesta a los cambios de éste.

    Metodología Kanban

    Actualmente, existen numerosas filosofías y metodologías de trabajo destinadas a la gestión de equipos y proyectos. Entre las cuales, goza de gran popularidad la conocida como Agile, que se caracteriza por su flexibilidad y alto ritmo. Dentro de Agile, podemos distinguir varias ramas, como es la Kanban.

    Aunque, en principio, tuvo gran popularidad entre los desarrolladores de software, el método Kanban ha traspasado sus fronteras y ha alcanzado a todos los ámbitos empresariales.

    ¿En qué consiste Kanban? Se fundamenta en la producción bajo demanda del cliente, entendiendo como cliente al siguiente eslabón de la cadena productiva. Para ello utiliza una serie de “señales”, por ejemplo tarjetas, que contienen información útil para el operario y que van recorriendo, junto a la pieza a fabricar en sí, la planta. De esta forma un trabajador no se pondrá con esa pieza hasta que se le entregue la tarjeta asociada a la misma.

    Estas tarjetas también pueden ser visualizadas en un tablero con 3 columnas: “por hacer”, “en proceso” y “hecho”. De esta manera todos tienen una visualización general del flujo de trabajo, se identifican los cuellos de botellas y las responsabilidades de cada uno y se fomenta el trabajo en equipo. Puntualizar que estas columnas pueden modificarse y adaptarse en función del tipo de empresa.

    Kanban forma parte de las metodologías Lean, que procuran una gestión más eficiente mediante la eliminación de todo aquello que no proporciona valor al producto.

    Podemos analizar la aplicación de Kanban al sector aeroespacial, aplicándose, además de para las tareas rutinarias de fabricación, para la gestión de no conformidades. El uso de un software que incluya iconos, códigos de colores, comentarios y otras prestaciones hace más sencilla la identificación de problemas y la priorización de estos. Un valioso recurso, sobre todo en procesos productivos 24/7.

    Paperless

    La eliminación del papel del día a día empresarial es una tendencia debida en gran parte a los beneficios que van inherentes a ella.

    Trabajar con multitud de instrucciones, órdenes de trabajo, formularios, registros y demás documentos en formato físico es una tarea que se hace tediosa, por no hablar de las numerosas confusiones y pérdidas que acarrea.

    Las industrias a las que se les exige altos estándares de calidad, como la aeronáutica, la automovilística o la alimentaria, sufren más intensamente las molestias del uso de la documentación en papel.

    Para que una fábrica pueda ser completamente paperless no basta con digitalizar los documentos, sino que habrá que tomar ciertas medidas que permitan su verificación segura, como la implementación de mecanismos para verificar la identidad, entre los que se incluyen la firma digital o la biometría, entre otros.

    Complementariamente, habrá que estandarizar estos procesos, algo en lo que ya se está trabajando, como lo demuestra la Especificación 2500 de la Asociación de Transporte Aéreo (ATA).

    Un entorno libre de papel hace que las órdenes y procedimientos de trabajo sean más fáciles de comprender y ejecutar, a lo que podemos añadirle una mayor rapidez de actualización, ya que son documentos vivos.

    La digitalización de los documentos da lugar a una mejora de la trazabilidad , perfeccionando el seguimiento de piezas, productos y demás elementos implicados en la fabricación.

    La capacidad de adaptarse a cambios o posibles inconvenientes también se ve notablemente beneficiada con la eliminación del papel y la obtención de información veraz a tiempo real. Estos datos actualizados también facilitará la vida de los trabajadores de la planta, para los que será mucho más sencillo tomar el relevo durante los cambios de turno.

    La combinación inteligente de todos los aspectos que hemos tratado puede aportar ese valor añadido tan difícil de encontrar en un mundo con una competencia tan feroz. Por este motivo debemos hacer introspección para definir lo más objetivamente posible en qué situación nos encontramos y dónde queremos y podemos ir con los recursos que disponemos para conseguir ese siempre anhelado aumento de productividad.

    En este sentido, desde Sixphere disponemos de soluciones que contribuyen al aumento de la productividad de las empresas. Es el caso de Polaris, donde disfrutamos de las ventajas que ofrece un sistema IIoT seguro, en la nube, que facilita aplicar diferentes metodologías y permite la digitalización y simplificación de los mecanismos de trabajo. 

     

    Una visión del Astillero 4.0

    La industria del transporte siempre ha estado a la vanguardia de los avances técnicos, por ello los barcos no se deben encallar en métodos de fabricación obsoletos cuando se están desarrollando e implantando avances sorprendentes que mejoran todos sus aspectos. ¿Son los astilleros españoles conscientes de esto y están tomando las medidas oportunas? Va siendo hora de analizarlo.

    Los casos de éxito de Sixphere

    ¿Quieres conocer qué hacemos y el modo en que lo hacemos? Visita nuestros casos de éxito y pregúntanos todo lo que necesites saber.

    Share This